¿Habéis disfrutado del verano? Esperamos que hayan sido unas vacaciones estupendas, aunque seguro que a la vuelta la báscula nos ha dado el susto a más de uno/a… Y es totalmente comprensible que no llevemos la dieta con nosotros en la maleta. Sin embargo, los excesos del verano pasan factura y ahora es el momento de cuidarnos y reponernos de esos kilos de más que se han vuelto con nosotros.

La importancia de una dieta equilibrada

Se considera una dieta alimentaria equilibrada la que contiene cantidades suficientes de calorías y nutrientes esenciales para el desarrollo y funcionamiento óptimo de nuestro organismo, así como para prevenir deficiencias o excesos nutricionales.

En una dieta equilibrada para evitar la obesidad y otros problemas de salud relacionados el porcentaje de calorías debe distribuirse del siguiente modo: 

  • Hidratos de carbono 50-55%. La mayoría de ellos deben de proceder de cereales integrales, frutas, verduras y legumbres.
  • Grasas 30-35%. Especialmente recomendable el aceite de oliva, por su contenido en ácidos grasos monoinsaturados. También se deben ingerir ácidos grasos omega-6 y omega-3.
  • Proteínas 10-15%. Es recomendable mantener un equilibrio entre fuentes alimentarias animales (carnes, pescados y huevo) y vegetales (cereales, frutos secos…) de proteínas.

“Dime qué comes y te diré quien eres”

Desde Clínica Marest os damos unos consejos para allanaros el camino hacia una dieta equilibrada y no perecer en el intento:

  1. Elige alimentos variados para incluir productos de todos los grupos nutricionales.
  2. Planifica las comidas semanales antes de comprar en el supermercado.
  3. Limita el pan. La cantidad de pan diaria debe ser de unos 80 gramos.
  4. Es muy importante desayunar todos los días de forma tranquila e incluir lácteos, pan, cereales y frutas.
  5. Menos grasa animal. Las grasas de origen animal hay que consumirlas en pocas cantidades.
  6. Procurar siempre cocinar a la plancha, al vapor o asado, reduciendo los fritos y rebozados.
  7. No olvidar consumir frutas, verduras y lácteos cada día (lo ideal 5 piezas de fruta y verdura).
  8. Usar aceite de oliva todo lo posible.
  9. Evitar a toda costa consumir productos industriales.
  10. Reducir la sal en las comidas. Para sustituirlas podemos utilizar hierbas aromáticas y especias.
  11. Equilibrar el consumo de carnes y pescados. Unas 4 raciones a la semana sería lo idóneo.
  12. Beber agua en abundancia.
  13. Y lo último y más importante: COME RICO. La dieta equilibrada ha de ser sabrosa y apetecible para el que la toma. De lo contrario, nos acabaremos cansando.

“No comas menos, come mejor”

Balón elipse: Pérdida de peso no invasiva

Consiste en un balón gástrico que no necesita procedimiento quirúrgico ni anestesia. Es un método innovador e ideal para las personas que buscan la pérdida de peso. Está diseñado para auto-vaciarse y pasar con seguridad a través del tracto gastrointestinal.

¿Cómo funciona el balón elipse?

Se trata de un dispositivo en forma de cápsula lo suficientemente pequeña como para poder ser ingerida vía oral, con un tubo adosado. Una vez en el estómago, el balón puede llenarse a través del tubo con hasta 600 ml. de líquido.

Cumplida su función terapéutica tras aproximadamente 4 meses, el Balón Elipse se vacía automáticamente mediante una válvula de operación autónoma y luego es expulsado del organismo a través del intestino.

En Clínica Marest tendrás asesoramiento del mejor equipo médico para resolver tus dudas sobre cualquier tratamiento estético y procedimientos de adelgazamiento. Nuestra prioridad es ayudarte de la forma más sana y efectiva posible, analizando cada caso con individualidad y desarrollando un plan personalizado para cada paciente y sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *