La retención de líquidos es una de nuestras mayores preocupaciones. Solo nosotras sabemos a lo que nos referimos cuando un día nos levantamos con una sensación de ligereza y tras 24h todo lo contrario. Hinchadas, con pesadez e incluso dolor corporal. Probablemente seas propensa a retener líquidos y seguro que aunque te lo imaginabas no has puesto remedio o no te han sido suficientes los consejos que te han dado.

Hoy en el blog del centro médico estético en Sevilla vamos hablar sobre la retención de líquidos y las diversas formas que existen para calmar los efectos.

Antes de nada, vamos entender, porqué sucede esto en nuestro organismo.

Cuáles son las causas que lo provocan

La retención de líquidos, o edema, es la hinchazón del organismo debido a un exceso de líquidos que se queda atrapado entre las células.

Aunque las causas que pueden causar la retención de líquidos es muy diversa vamos a situar las más comunes. Como siempre recomendamos que antes de tomar cualquier decisión visites un centro especializado y que te observe un profesional.

●      No beber agua. Sustituir por refrescos u otras bebidas alcohólicas.

●      Demasiado sal en nuestra dieta.

●      Pasar muchas horas de pie o sentada de forma estática.

●      Llevar un estilo de vida sedentario.

●      Alteraciones hormonales, menstruación, embarazo…

“El embarazo: es una etapa en la mujer donde se producen muchos cambios hormonales que pueden causar retención de líquidos”

●      Ingesta de excesivos medicamentos que generen un choque a nuestro organismo como estrógenos, corticoesteroides, antiinflamatorios no esteroides

●      Enfermedades derivadas del corazón, hígado o riñones además alteración de la tiroides.

Cómo identificar la retención de líquidos.

La acumulación de líquidos causa hinchazón, que puede notarse fácilmente por un aumento del volumen abdominal y del rostro, sin embargo, suele ocurrir principalmente en las piernas, tobillos y pies.

Consejos para ayudar a la eliminación de líquidos

 Una vez que sabemos cuál es la causa de este problema toca, poner solución a ello, como siempre recomendamos que acudas al mejor centro médico estético de tu zona. 

Bebe mucha agua: Como mínimo 1,5 litros diarios. Sabemos que para muchas es complicado ingerir tal cantidad de agua. Simplemente es necesario poner un poco de empeño los primeros días cuando notes el cambio en tu organismo, no te separarás de tu botella de agua. 

Reduce la cantidad de Sal: Si te gustan las comidas sabrosas tengo que decirte que no hay nada más sabroso que el sabor REAL de los alimentos. Reduce la cantidad de sal de manera progresiva. ¡Verás como cuando pasen las semanas! no la echarás en falta.

Ducha de agua fría: Ahora con el calor, estoy segura que tu cuerpo lo agradecerá, justo antes de terminar el baño, moja tus piernas con agua fría. Mejorará la circulación y ayuda al drenaje de líquidos.

 Infusiones de Té: Intenta dejar a un lado los lácteos en el desayuno y comienza una mejor relación con las infusiones, hay muchas variedades y tienen cientos de beneficios para nuestro cuerpo. 

Aumenta la cantidad de Pescado en tu dieta y reduce las raciones cárnicas. Las carnes tienen altas cantidades de grasa y no te ayudarán a eliminar la sensación de pesadez.

Si llevas a cabo estos consejos y quieres dar un paso más para la eliminación de líquidos, puedes visitar nuestra Clínica Estética y Salud en Sevilla y preguntar por algunos de los siguientes tratamientos.

Presoterapia:

La presoterapia es un tratamiento estético que tiene como finalidad realizar el drenaje linfático y ayudar de este modo a hacer frente a la celulitis. … De este modo, se eliminan grasas, líquidos y toxinas que son las que originan la celulitis, edemas y varices.

Mesoterapia:

Consiste en proceder a la inyección en las zonas en las que se quiere eliminar esa citada grasa de unos productos homeopáticos. En concreto, en la capa primera de la dermis. Es allí donde se procede a inyectar aquellos productos lo que supondrá que no sienta ningún tipo de dolor.

Cavitación:

La cavitación es una técnica que consiste en la utilización de ondas ultrasónicas de baja frecuencia. Estas son las encargadas de generar unas burbujas que son a su vez las que permiten decir adiós a la grasa.

Radiofrecuencia corporal:

Consiste en activar los fibroblastos. Esto, por supuesto, es mediante la utilización de lo que es el calor intradérmico es en lo que consiste una de las técnicas más desarrolladas en la Clínica Marest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *