El aspecto físico de una mujer influye tanto en su autoestima que muchas de ellas deciden disfrutar de los avances en medicina estética y en cirugía para deshacerse de los constantes complejos. En concreto, una de las más demandadas es el aumento de pecho.

Caídos, pequeños, demasiado grandes, desiguales, asimétricos… sea cual sea tu caso, si te disgusta y acompleja tanto tu pecho que estás pensando en someterte a una operación para recuperar tu autoestima, estas son las diferencias que hay entre la mamoplastia y la mastopexia en la finalidad, recuperación, intervención y demás cuestiones principales.

Diferencias en la intervención, recuperación y finalidad entre la mamoplastia y la mastopexia

Con el objetivo de aclarar tus dudas sobre cada una de ellas, te invitamos a que sigas leyendo sobre este tema haciendo clic aquí, donde te exponemos los tipos de operaciones de pecho que hay y en qué consiste cada uno.

Ahora vamos a adentrarnos en la mamoplastia y mastopexia para que puedas comprender de forma clara y concisa en lo que se diferencian cada una de ellas.

Mamoplastia ¿aumento o reducción de pecho?

La mamoplastia recoge todas las intervenciones quirúrgicas con el fin de mejorar la forma, tamaño y estructura del seno. Es decir, consiste en una reconstrucción del pecho para incrementar o disminuir su volumen, como puede ser en el caso de pérdida del tono muscular, reparación o sustitución del pecho extirpado, etc.

Mamoplastia de aumento

En la mamoplastia de aumento, el objetivo de la técnica quirúrgica es aumentar el volumen mamario a través de materiales aloplásticos, prótesis o implantes de silicona.

Si tu caso es el de querer aumentar demasiadas tallas, ten en cuenta que en muchas ocasiones menos es más. Escucha siempre al especialista y ten en cuenta sus indicaciones.

¿Deja cicatriz?

La cicatriz que queda depende de la zona por la que se introduce el implante, es decir, si la vía de acceso es el surco submamario, si es axilar o periareolar, aunque suele ser una cicatriz pequeña generalmente.

¿Cómo es su recuperación?

Tras la intervención, la zona estará inflamada y presentará hematomas en los primeros días. Además, podrás sentir alguna molestia, pero no hay nada que no cure el tiempo. Así que siguiendo las curas y los consejos que te dé el especialista, poco a poco conseguirás los pechos que has deseado siempre.

 

Mamoplastia de reducción

En el caso de la mamoplastia de reducción, se lleva a cabo la eliminación de tejido graso, mamario y de piel que da un volumen desproporcionado al pecho de la paciente con el objetivo de modificar y disminuir su tamaño.

¿Deja cicatriz?

La mamoplastia de reducción puede dejar pequeñas cicatrices pero en una zona poco visible, que suele ser en perpendicular siguiendo la forma del surco submamario o en vertical desde la aureola hasta el surco. No obstante, con el tiempo van perdiendo visibilidad hasta quedar prácticamente invisibles.

¿Cómo es su recuperación?

Normalmente basta con que la paciente permanezca ingresada entre 1 y 2 días, volviendo a su rutina en unos 15 días aproximadamente.

Mastopexia o levantamiento de pecho

Con el paso del tiempo y la ley de la gravedad se hace inevitable la flacidez o caída del pecho si su tamaño es mediano o grande. Si has sido madre, has dado el pecho o has adelgazado mucho también lo habrás notado. Pues la solución para ello es la mastopexia o levantamiento de pecho.

Gracias a esta cirugía, puedes recuperar la seguridad y autoestima al ver tu pecho más rejuvenecido, simétrico y bien posicionado.

Se trata de una cirugía estética que, con el fin de mejorar y levantar las mamas caídas, recurre a la eliminación de la piel que excede de la zona de la mama y a endurecer los tejidos para reformar y elevar el contorno del pecho.

¿Deja cicatriz?

Al intervenir mediante incisiones, pueden dejar algunas marcas pero que, con el paso del tiempo, llegan a ser poco apreciables.

¿Cómo es su recuperación?

Según algunos especialistas, la mastopexia suele ser una intervención poco dolorosa y que permite una recuperación rápida, pudiendo reincorporarte a la vida laboral entre 5 y 7 días.

Requiere de un cuidado sencillo durante el primer año y sólo será necesario llevar un vendaje durante unos días y sustituirlo más tarde por un sujetador deportivo durante un mes.

 

Si necesitas ampliar la información, escríbenos y resolvemos todas tus dudas. O si lo prefieres, visítanos en Sevilla y disfruta de una primera consulta gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *