Peligros y cuidados para la piel en invierno

En invierno suele hacer bastante frío y nuestra piel lo nota. A menos que vivas en una zona tropical, en cuyo caso deberías invitarnos a pasar el fin de semana, lo que te contamos en este post te interesará mucho. 

Como sabes, cada época del año trae consigo nuevos retos a los que nuestra piel tiene enfrentarse y, si quieres cuidarla como es debido y quieres que goce de una buena salud, hay que adaptarse, mimarla y atender a las necesidades concretas que vienen con cada estación.

La piel es el órgano de mayor tamaño de nuestro cuerpo. Es la primera barrera que tiene nuestro organismo para protegernos del exterior y, lo que es casi igual de importante, la piel es uno de los principales rasgos que marca nuestra apariencia. Una piel sana y en forma alargará nuestra vida y nos ayudará a conseguir el aspecto que siempre hemos deseado.

Efectos negativos del frío sobre la piel

Los problemas para la piel derivados del frío no son pocos. Sólo hay que ver cualquier documental etnográfico de los pueblos que viven en zonas frías. Sí, el frío envejece. Meterte en un congelador no es una opción válida con la que conservar tu piel joven.

invierno-piel

 

El frío afecta de muchas maneras a nuestra piel y la mejor forma de hacer frente a estos efectos indeseados es conocerlos. Recuerda que las pieles claras, finas y secas son las que más sufren con el frío. A continuación te contamos algunas de las amenazas más comunes contra las que luchar:

 

  • El ciclo de regeneración celular de la piel se ralentiza con las bajas temperaturas. Esto provoca que cualquier daño que sufra sea reparado más lentamente que de costumbre.
  • Esta renovación celular lenta hace que se acumulen más células muertas en nuestra piel.
  • La piel se reseca con el frío y se vuelve más rígida y tirante, lo que favorece a la aparición de arrugas y lesiones.
  • La rojez es uno de los efectos más comunes en invierno. La rápida vasoconstricción y vasodilatación al pasar rápidamente de ambientes fríos a cálidos debilita los capilares de nuestra piel.

 

Consejos para proteger tu piel del frío

Sabemos que amas a tu piel, aunque a veces haya sufrido más de lo que debía y se haya dañado de alguna forma. Puede que después de haber leído los peligros de no cuidar la piel en invierno no quieras volver a salir a la calle y estés pensando en cancelar tu próximo viaje de esquí. No temas porque te vamos a dar algunas recomendaciones que te servirán de gran ayuda para cuidarla y repararla:

  • Limpia tu cara diariamente, la acumulación de piel muerta se recrudece con el frío.

 

  • Hidrata varias veces al día tu piel. Además, debes beber abundante agua. En invierno la piel tiende a deshidratarse y dejamos de beber tanta agua como en verano.

 

  • No olvides usar protección solar. La radiación ultravioleta no descansa en invierno y, si finalmente decides ir a esquiar, utiliza un factor mayor.

 

  • Es muy importante que salgas a la calle bien abrigada. Tal vez los abrigos, bufandas, guantes y orejeras no le saquen el mayor partido a tu figura, pero son algunos de tus aliados más fieles a la hora de combatir el deterioro de la piel en invierno.

 

  • No te dejes las gafas de sol en casa ni en la guantera del coche. Ya sabemos lo que un ceño fruncido permanente puede generar en nuestra mirada.

 

  • La nutrición es algo que siempre hay que cuidar. Mantener una alimentación equilibrada será un paso más para lograr una piel saludable y bonita. Recuerda que nuestra piel también necesita nutrirse, una solución muy aconsejable es el tratamiento de mesoterapia, ya que la mesoterapia aporta ácido hialurónico, vitaminas, oligoelementos y aminoácidos esenciales para nuestra piel.

 

  • ¡Di no a los cambios bruscos de temperatura! No te acerques demasiado a la chimenea, aunque dé mucho gusto hacerlo, ni tampoco te duches con agua demasiado caliente o demasiado fría. En la moderación está la virtud.

 

  • Una buena estrategia para luchar contra los signos de la edad provocados por el frío y aumentar la capacidad regenerativa de la piel es el fotorejuvenecimiento facial. Este método que le devuelve luz y firmeza a tu rostro de un modo natural y progresivo.

 

¡Recuerda, en la constancia y compromiso está la belleza! Y en Clínica Marest estamos deseando ayudarte a mantener la luz y juventud de tu rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *