¿Puedo dar el pecho tras una cirugía de mamas? ¿Qué riesgos tiene el aumento de pecho? ¿Se puede romper una prótesis?

Es lógica la preocupación que sentimos cuando nos vamos a someter a cualquier intervención quirúrgica. En el caso de la cirugía de mamas te pueden salir cientos de dudas sobre el antes, el durante y el después de la operación. Y más aún cuando desconoces el tipo de cirugía que necesitas en tu caso en concreto.

Por eso te resolvemos las preguntas más frecuentes sobre la mamoplastia y la mastopexia para que puedas tener una idea más específica de cada una de ellas y te sientas más segura y convencida en el momento de la intervención.

Resuelve tus dudas antes de elegir el tipo de cirugía de pecho

¿Podré dar el pecho después de la intervención?

Ante la gran duda sobre la lactancia tras una cirugía de mamas, los especialistas aseguran que las prótesis mamarias no son ningún impedimento para quedarse embarazada y poder darle el pecho a tu bebé.

Con las modernas técnicas utilizadas en la actualidad para el aumento de pecho, el tejido glandular no se ve afectado ya que las prótesis suelen ser colocadas detrás del músculo pectoral.

También es cierto que en algunas ocasiones las prótesis se introducen a través de la areola y puede quedar alguna cicatriz en el interior que presente alguna dificultad a la hora de dar el pecho.

Por tanto, aunque en la mayoría de los casos la cirugía de mama no impida la lactancia, lo ideal es que acudas a una primera consulta donde se estudie tu caso en profundidad y se te pueda asesorar sobre el tratamiento más adecuado y si sufriría o no algún riesgo para la lactancia.

Si quieres una primera consulta gratuita en Clínica Marest, puedes solicitarla aquí para que nuestros profesionales puedan asesorarte de manera totalmente personalizada.

Si lo que quiero es un aumento de pecho, ¿me someto a la mamoplastia o a la mastopexia?

Si tu caso es el de aumentar el tamaño del pecho, puedes optar por la mamoplastia que es la que recoge todas las intervenciones quirúrgicas, es decir, el incremento y disminución del volumen del pecho, reparación o sustitución de la mama extirpada y la reconstrucción del seno en general.

Si quieres ver en qué se diferencia de la mastopexia, puedes seguir leyendo aquí.

¿Se puede romper una prótesis?

Si tu duda es sobre la veracidad del falso mito sobre la rotura de la prótesis cuando viajas en un avión, la respuesta es no.

Si bien es cierto que para que se produzca una rotura de la prótesis siempre depende de muchos factores como su calidad, envoltura, antigüedad, tipo, etc. puede ocurrir a partir de un hecho como el de sufrir un traumatismo o golpe brusco.

No obstante, gracias a los avances en medicina y cirugía estética, los geles son cada vez de más alta cohesividad que hace más difícil su desgaste con los años. Y a mayor cohesividad y consistencia de la envoltura, más seguridad y larga duración de su buen estado.

Aunque sí es recomendable acudir a revisiones periódicas para controlar el buen estado y posición de la prótesis.

¿Cuánto dura la intervención de cada tipo de cirugía de pecho?

Si la intervención a la que te sometes es la mamoplastia, bien para el aumento de pecho como para la disminución o reconstrucción, su duración suele ser de entre 1 y 2 horas aproximadamente, dependiendo de la complejidad y el caso en particular.

En el caso de la mastopexia, la ejecución de esta cirugía tiene una duración 1 hora y media, con anestesia local y sedación y no requiere de un ingreso hospitalario. Aunque siempre depende de si sólo se trata del levantamiento o si es levantamiento con cambios complementarios como la implantación de prótesis.

¿Qué cuidados posteriores requiere la cirugía de pecho?

Tanto la mamoplastia como la mastopexia suelen ser cirugías poco dolorosas y que permiten una recuperación rápida, pudiendo reincorporarte a la vida laboral entre 5 y 7 días.

Tras la intervención, requieren de un cuidado sencillo durante el primer año y sólo será necesario llevar un vendaje durante unos días y sustituirlo más tarde por un sujetador deportivo durante un mes. Obviamente, también se recomienda no hacer esfuerzos ni coger peso durante las primeras semanas.

¿Qué riesgos tiene el aumento de pecho?

En general, la mamoplastia es una intervención de corta duración con escasas complicaciones y con una recuperación muy rápida. Pero si te sometes a un aumento de pecho debes ser consciente de que, como en toda operación, siempre existe (aunque mínima) alguna probabilidad de sufrir algún riesgo.

En el caso de una rotura de la prótesis mamaria anteriormente citada, rotación o desplazamiento, comportan en sí muy poco riesgo. Lo único que esto conllevaría es que habría que hacer un recambio de la prótesis.

Y en el caso de que, tras una rotura en la que además se deje pasar mucho tiempo, aparezcan pequeñas formaciones de silicona, basta con sacarse el tejido infiltrado que generalmente es poco y no comportan ningún riesgo.

Evita riesgos en la cirugía de pecho acudiendo a profesionales

Como en toda intervención quirúrgica, en la cirugía de mamas también pueden aparecer riesgos y complicaciones, que se minimizan si acudes a clínicas especializadas con los mejores profesionales y con probada experiencia.

En Clínica Marest en Sevilla contamos con un equipo de especialistas que, tanto por su calidad humana como por proporcionarte un trato cercano y totalmente personalizado, ponen a tu disponibilidad toda la seguridad y confianza que necesitas sea cual sea la fase del proceso en la que te encuentres.

Escríbenos si necesitas que respondamos a cualquier otra duda que te surja y te acompañaremos desde el primer momento hasta alcanzar todos tus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *