El coronavirus y el estrés: cómo evitar que el confinamiento nos afecte lo menos posible.

Cómo paliar los efectos del agobio, la ansiedad y la falta de sueño en nuestra piel.

¡Ya queda menos!, cada día que pasamos encerradas, estamos más cerca de poder llevar nuestra vida como lo hacíamos antes. Son momentos difíciles, llevamos semanas de aislamiento que nos impide realizar nuestras actividades diarias, rutinas y por si fuera poco, nos mantenemos alejados de nuestros seres queridos.

Dos meses encerrados en casa, puede ser un cambio demasiado drástico. El confinamiento se convierte en una situación generadora de estrés que empieza a pasarnos factura, tanto psicológica como físicamente (y no, esta vez no nos referimos a esos kilos de más debidos al sedentarismo forzado al que nos vemos sometidas). 

El estrés se define como un estado de cansancio mental debido a una exigencia de rendimiento muy superior a la normal. Una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa.

Numerosos estudios dermatológicos confirman afecciones en la piel modificadas por el estrés, incluso causantes de posibles rebrotes psicosomáticos. Un estado de ansiedad o estrés, libera histamina en nuestro organismo, relacionada con la respuesta alérgica, también genera una mayor producción de cortisol, causante de desajustes hormonales y debilidad en nuestro sistema inmunológico.

Desde Clínica Marest Sevilla, queremos ayudarte a paliar los efectos negativos del estrés en la piel con algunos consejos esenciales para su cuidado ya que el estado de alarma no nos permite cuidar de vosotras de manera presencial, es importante que llevéis a cabo estos cuidados para que los tratamientos a los que se haya sometido sigan haciendo su efecto. 

5 consejos para el cuidado de tu piel:

 

  • Mantener siempre la piel limpia e hidratada: Pilar básico para el tratamiento dermatológico, y fundamental para que nuestra piel pueda regenerarse durante el periodo de descanso.
  • Intentar beber dos litros de agua al dia: Es muy importante una ingesta diaria abundante de agua y zumos naturales que nos ayudan a expulsar toxinas de nuestro cuerpo.
  • Baño con agua templada después del ejercicio físico: Estimula la circulación y favorece la relajacion de musculos y articulaciones, al tiempo que abre los poros de la piel para eliminar las impurezas.
  • Aplicar automasajes faciales: Ayuda a reactivar la circulación de tu rostro, tonificar y darle luminosidad para que parezca más joven.

 

Es muy importante, para combatir el estrés, que nuestro cerebro libere endorfinas. Algunas actividades tales como, hacer ejercicio físico, escuchar música, charlar con amigos por FaceTime… son las responsables de generar esa sustancia química que produce bienestar y nos ayuda a relajarnos, pero no olvidéis la más importante de todas, ¡Sonreír!, porque al fin y al cabo, qué gran verdad es que “La cara es el espejo del alma”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *