Tu piel como nunca

El peeling químico es un tratamiento no quirúrgico, cuyo efecto inmediato es la erradicación de una parte del cutis, dependiendo del tipo de ácido usado más o menos profunda. Provoca un efecto tardío de regeneración de la piel, renovando la matriz dérmica y dejándola sin defectos estéticos como arrugas, o manchas.

¿Quiénes pueden someterse a un peeling químico?

Toda aquella persona que presente un envejecimiento facial como consecuencia de la exposición solar, manchas, acné, cicatrices, poros abiertos, arrugas…

¿Qué tipo de peeling utilizar?

Si te quieres someter a un peeling debes de saber que hay tres tipos: superficial, medio y profundo. La intensidad depende de la profundidad de las lesiones de el/la paciente. Para que lo tengas más claro desarrollamos un poco más los tres tipos:

El peeling superficial se usa para hacer desaparecer manchas, pequeñas arrugas, y también para pacientes que tengan acné y no quieran o puedan permitirse una descamación más visible. Se aplica en intervalos de 15 días.

El peeling medio se usa para eliminar las arrugas superficiales, lesiones pigmentadas extendidas y acné en fase activa. La descamación es más intensa y visible que en el superficial, desprendiéndose pieles secas. Se aplica en una sola sesión, pero puede aplicarse de nuevo a las seis semanas.

El peeling profundo se usa para eliminar las arrugas más marcadas, acné en su estado cicatricial y la pigmentación circunscrita. El enrojecimiento que aparece en el peeling profundo es intenso durando entre tres y cuatro días y la descamación dura al menos unos diez días. Se realiza en una sesión, pero puede aplicarse de nuevo a las ocho semanas.

No Image Slider Found
Original Image Original
Modified Image Modified

Consejos a tener en cuenta antes y después de un peeling

El pre-peeling consiste en una limpieza profunda de cutis, mientras que en el post-peeling se aplican una mascarilla y crema que reduce la inflamación, restituye la capa hidrolipídica y protege momentáneamente la piel de la acción de los rayos del sol.

Una vez te hayas sometido al tratamiento, deberás usar cremas de acción hidratante, antioxidante y dermoreparativa así como mucha protección solar. Es muy importante que tengas en cuenta que no puedes exponerte al sol, o al menos hacerlo lo mínimo, no podrás lavarte la zona tratada hasta la mañana siguiente, ni tocarte o rascarte las zonas tratadas. En el caso de querer tapas un poco el enrojecimiento puedes usar maquillaje de preferencia hipoalergénico.