GLÚTEOS A MEDIDA

Es una intervención más demandada por las mujeres que por los hombres. Éstos recurren a la gluteoplastia para complementar su trabajo físico en el gimnasio aumentando también sus nalgas de forma proporcional.

La gran mayoría de las/os interesadas/os en la intervención no está buscando unos glúteos exagerados o excesivamente grandes, sino que, pretenden unas expectativas realistas. Lo más recomendable es dejarse asesorar por el cirujano plástico experto que será, sin duda, quien sepa la proporción exacta que necesita el cuerpo de el/la paciente.

¿Cuáles son los procedimientos más empleados?

La implantación de prótesis y la infiltración de grasa de el/la paciente, aunque también existe la combinación de ambas técnicas.

En la implantación de prótesis depende mucho el volumen deseado, ya que, si se quiere conseguir más volumen se opta por implantar la prótesis por encima del muslo subcutáneo o bien por su colocación por debajo del mismo.

¿Quién elige la mejor opción para ti?

El cirujano plástico debe valorar cuál de las dos opciones es la acertada. Se defiende más la segunda, ya que así el implante queda fijado en su espacio, reduciendo mucho la posibilidad de que se desplace.

Sin embargo la infiltración de grasa, que consiste en realizar una liposucción primero y hacer luego una transferencia de la grasa obtenida con ella al tejido subcutáneo del glúteo tiene una ventaja que llama la atención a los/as pacientes: aumenta la forma deseada de la nalga.

Original Image Original
Modified Image Modified

De esta manera, teniendo en cuenta dichos objetivos, cualquier persona que se someta a sesiones de Radiofrecuencia Corporal lo que estará haciendo es contribuir de manera notable a mejorar su salud y su aspecto estético. Y es que conseguirá decir adiós a la celulitis y a la grasa que tiene acumulada y que se ha convertido en un auténtico problema.

Y todo ello sin olvidar tampoco que, de esta misma manera, por supuesto se puede ponerle freno a otro de los problemas estéticos que más nos preocupan: la piel de naranja.

POSTOPERATORIO Y RECOMENDACIONES

Con intención de prevenir y evitar el desplazamiento del implante en el postoperatorio, las dos primeras semanas (aproximadamente) deben pasarse boca abajo (durmiendo también), evitando estar sentado/a lo mayor posible durante la primera semana.

Es muy importante seguir los pasos recomendados, sobretodo no realizar ejercicio físico en el que participe el glúteo durante las primeras cinco o seis semanas.

Por favor, máxima precaución y evita por completo la infiltración de silicona líquida en los glúteos, ya que, no está aceptado por la comunidad médica ni por las asociaciones de Cirugía Plástica.